El insight como herramienta de reinvención.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Se plantea cada vez más firme y parece que las previsiones se quedan cortas, que en 15 años más del 70 por ciento de los oficios van a quedar completamente obsoletos. Es más, entiendo que en nuestro país se están formando profesionales cuyo campo de acción están cada vez más sesgados por la tecnología.

Es una ola de obsolencia que llega a las empresas, a los procesos, a los productos y a las capacidades y competencias y que también por sobre todo, impactan en el capital humano.

Detrás de esta ola de obsolencia que los cambios, la globalización y la tecnología están imponiendo hay una que es el eje principal, es la obsolencia de nuestra manera de ser. Por decirlo de una manera simple, la forma de ser que hoy somos dejó de servir . Es como si tuviéramos un foco iluminando una realidad que está fuera nuestro, poniendo la atención en esa realidad externa y qué es cada vez más difícil de captar, predecir o entender.

Llegó el momento de dar vuelta el foco, mirarnos a nosotros mismos y darnos cuenta que el problema está ahí, justo en el insigth.

El insigth, visto desde la disciplina del coaching organizacional, es una herramienta fundamental para el desarrollo personal y profesional, que aborda el ser humano como único y cambiante y con la gran posibilidad de provocar un potencial que muchas veces, él mismo no sabe que posee.

Dado que el pensamiento dejó de ser lineal, el cambio también. Dado que el conocimiento dejó de ser acumulativo, el pensamiento también. Ahora la manera de pensar es sistémica y cualitativa y se necesita que los ejecutivos, managers y directivos entiendan que para transformar sus organizaciones y la manera de hacer negocios debe liderar primero un cambio en sí mismo. Que este cambio no viene de afuera, sino que está en la capacidad de mirarse a uno mismo de hacerse preguntas, indagarse y reflexionar y ahí es, posiblemente, cuando uno descubre grandes posibilidades y una forma de vida organizacional y personal totalmente distinta.  

Esto es lo que hace un Coach organizacional, logramos despertar dimensiones de nosotros mismos quitando las vendas que no nos dejan ver y activando habilidades blandas antes impensadas.

Si miramos en las empresas el potencial de transformación que ellas tienen, siempre es muchísimo mayor al que reconocen, y están paradas en la conducción lineal pero sin un potencial activado que no supera un 40 por ciento de su capacidad en promedio.

Ese dirigente ejecutivo logrando una mirada personal y empoderada puede producir 2 o 3 veces más de lo que está haciendo. Va a descubrir un potencial mucho mayor de lo que hoy en día logra percibir de el mismo dado que hay un potencial inmenso que puede ser activado y ahí entre el rol del coach.

La creatividad aparece en escena como tema central porque es la capacidad que nos permite la posibilidad de inventarnos futuros posibles. No hay otra especie que tenga la capacidad de hacer esto. Sin embargo, hoy ese momento asumir una creatividad responsable y en medida que la empresa emergente lo entienda van a descubrir un horizonte de posibilidades enormes.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *