Streaming Wars. Disney contraataca

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hace un tiempo atrás en una galaxia no muy lejana, Netflix era la única plataforma con servicio de streaming que cubría las demandas de entretenimiento de los habitantes del planeta tierra. Sin embargo, todo esto cambiaría a partir del surgimiento de viejos/nuevos competidores con planes de dar vuelta el tablero en la industria de contenidos.

Ya sé lo que están pensando: “todavía falta mucho para que salga a la luz cualquier spoiler de la nueva trilogía de Star Wars”. Aunque sí hay un bebé Yoda involucrado, en este artículo no vamos a hablar de La Guerra de las Galaxias, sino de la guerra del streaming. Pero, ¿sabés lo que es el streaming?

El streaming es la tecnología que nos permite ver un archivo de video directamente desde una página web, plataforma o aplicación sin tener la necesidad de descargarlo a nuestro dispositivo para reproducirlo. Además, describe una estrategia “sobre demanda” para la distribución de contenido multimedia a través de internet.

En esta última década que se fue, vimos cómo se transformó el mundo de los medios y la industria del entretenimiento. La promesa de que internet se convertiría en el medio líder en distribución de contenidos por fin se concretó. Las compañías tradicionales que habían invertido en TV por cable (entre las cuales se encontraba Disney) se quedaron atrás mientras YouTube le permitía a cualquier cibernauta transmitir contenido y Netflix surgía como una reacción a la TV on demand.

Parecía que los usuarios/espectadores por fin controlaban la situación, pero el mercado siempre se las arregla para poner las cosas a su favor.

Ganando terreno

Desde hace más de diez años, Bob Iger, CEO y presidente de The Walt Dsney Company, aplica la estrategia de expandir los márgenes de la compañía para adaptarse a los cambios en el mercado. La compra de Pixar (2006) le permitió ampliar su abanico de recursos audiovisuales conservando la esencia de las historias de Disney, mientras que las adquisiciones de Marvel (2009) y Lucasfilm (2012), le permitirían absorber públicos consolidados con contenido para jóvenes y adultos.

La operación que terminó por romper con el mapa del sector fue la compra de los principales activos del grupo Fox. Fue la primera vez que uno de los grandes de Hollywood absorbía a otro, convirtiéndose en el conglomerado de medios y empresas de entretenimiento más grande del mundo. Esta estrategia rindió sus frutos en la gran pantalla y hasta el momento se mantenía alejada del mercado del streaming, en el que Netflix todavía es líder con casi 160 millones de suscriptores (2019).

Disney+ contrataca

Para sorpresa de todos, Disney+ apareció en noviembre con el objetivo de convertirse en un dolor de cabeza para Netflix y las demás plataformas. Las redes se revolucionaron con la llegada de The Madalorian y los poderes del pequeño bebé Yoda, y la pregunta: ¿Cómo obtener Disney+? apareció entre las más buscadas de Google.

Pero no todo es bebé Yoda en Disney+, la plataforma ofrece todos los episodios de The Simpsons, junto con las películas de Marvel, todo el material del universo de Star Wars, las películas y shows clásicos de la compañía de Mickey Mouse (animados y en versión live action), además de las series originales de Disney+ (que serían el equivalente a las originales de Netflix)

El lanzamiento de The Mandalorian sirvió para catapultar a la plataforma como competencia de los servidores que se estaban debatiendo el mercado del streaming. Por supuesto, no podían faltar los memes al respecto.

¿Cómo se defienden los contrincantes?

En las streaming wars, todos quieren captar nuevos clientes y para ello tienen que generar una oferta de productos más atractiva. Tiene sentido que Disney+ se vuelva extremadamente popular, pero es poco probable que termine con la existencia de los otros servicios de streaming, ya que cada plataforma tiene su propio set de shows y películas.

Los “streamers” quieren nuestro dinero, lo que significa que invierten y van a seguir invirtiendo un montón de recursos para hacer las series que queremos ver. ¿No podés esperar para ver la nueva temporada de La Casa de Papel? La encontrás en Netflix ¿Te intriga saber quién es The Madalorian? Tenés que contratar Disney +. ¿Te morís por revivir las temporadas de Game of Thrones? Suscribite a HBO Max.

En un futuro cercano

Los cinco mayores conglomerados que se disputarán la Galaxia del entretenimiento a partir del 2020.

La pregunta es: ¿Qué va a pasar cuando el público quiera ver contenidos de múltiples plataformas, pero no pueda pagar las suscripciones de todas ellas? ¿Tenderá el mercado a ofrecer un paquete de servidores de streaming, al estilo del cableoperador que brindaba una oferta de decenas de canales?

Quizás algún día la eterna batalla del streaming se termine y haya sólo un servicio para que usemos todos. Por el momento, Disney+ ya es dueño de una porción de Hulu y ESPN, y sabemos que una de sus estrategias es expandir su dominio. Quizás en un futuro no tan lejano se convierta en el Imperio de los Medios y  gobiernen la Galaxia del Entretenimiento. Esperemos que en el “mientras tanto” la fuerza nos acompañe y salgamos ilesos ante tanto bombardeo de contenido.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *